viernes, 23 de septiembre de 2011

Un buen cuento para estafar: Estafas laborales.

Hecha la ley, hecha la trampa. Así reza el dicho y así lo aplican a carta cabal en nombre de la criollada peruana.

Existen y no lo pueden negar, negocios al borde de la legalidad y no porque sean temas prohibidos sino porque no tiene mas que trato de palabra o la referencia de un conocido como promesa de pago.

Para que me entiendas, un fin de semana puedes ser ayudante en un restaurante y no tendras ni beneficios extras, ni contrato, ni mucho menos una carta de recomendación y es que en ciertos niveles las cosas se manejan así y para bien o para mal tienes que aceptar sus precarias condiciones.

Así que cuando estés en estos menesteres, mucho ojo para que no te metan cuento.

El Viejo truco del Robo
Por ejemplo hoy ejerces de estibador, con una promesa de pago de 300 soles para llevar mercadería a varios puntos de Lima. Todo bien, todo perfecto, pero en el ultimo punto de entrega, OH MARAVILLA, tu empleador se da cuenta de que le robaron una cámara fotográfica, en mala hora, porque de eso se valdrá para convertir tus jugosos 300 soles en cero soles y en una amenaza de denuncia policial.

El viejo truco de la entrega de productos en parte de pagos
Hoy vamos a ser choferes, el 1er mes los pagos en orden y puntuales, en el 2do la misma historia, cuando ya vamos por el 3ro te comentan que tienen problemas y que no te pagaran hasta el próximo fin de mes.

Si aceptas, y decides continuar en el próximo mes te pedirán una colaboración para ayudar a la economía de la empresa, en el 4to mes y en adelante te harán perro muerto.

Cuando vayas a quejarte, te van a dar alguna cantidad de productos, sin firmar nada en parte de pago.

Hasta acá, todo parece felicidad, pero lo triste es cuando descubres que ademas de los productos te han regalado una denuncia por robo, adiós productos, adiós plata y fácil si tienes carro también dile chau.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Share

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More